Una guĂ­a para la lactancia materna

La lactancia materna es la estrategia de la naturaleza para promover la supervivencia de los pequeños mamíferos y crea un vínculo único entre la madre y el niño. También es una gran inversión en salud para el bebé, la madre y toda la comunidad.

Durante la lactancia, la dieta de la madre y varios otros factores juegan un papel importante. Después del parto en condiciones fisiológicas, todas las madres tienen la capacidad de producir leche; sin embargo, hay algunos trucos que pueden ayudar a este proceso natural. Veamos juntos cuáles son.

Lactancia materna: ¿qué comer?

El mejor consejo para las madres que preguntan qué dieta seguir durante la lactancia es elegir una dieta lo más variada y equilibrada posible. Además, como esta actividad requiere un considerable gasto de calorías (hasta 700 kcal por día), la dieta ideal durante la lactancia debe proporcionar unas 500 kcal más que antes del embarazo; las otras 200 kcal se obtendrán metabolizando las reservas de grasa almacenadas durante el embarazo.

Durante la gestación la mujer también tiene una mayor necesidad de vitaminas A, C, D, E y K, y la necesidad de ácido fólico, yodo, selenio y zinc sigue siendo elevada, mientras que la necesidad de hierro se reduce debido a la disminución de la pérdida si no hay un ciclo durante la lactancia; sin embargo, se debe identificar cuidadosamente a las madres con anemia y/o bajas reservas de hierro. En general, si la dieta es variada y saludable, no hay necesidad de suplementos porque las vitaminas y oligoelementos que la madre necesita están contenidos en la dieta normal.

No hay alimentos que evitar durante la lactancia. Se limitará a los grandes peces depredadores (lucio, caballa, pez espada, atún, etc.), que pueden acumular metales pesados, recomendación que debería extenderse, en general, a toda la población.

La ingesta de café durante la lactancia es posible, pero es bueno no exceder de dos a tres tazas por día, debido al paso de la cafeína en la leche (esto puede producir irritabilidad en el recién nacido).
El alcohol, que tiene una gran capacidad de pasar a la leche, debe evitarse en la medida de lo posible; si se toma una pequeña cantidad, se recomienda esperar al menos dos horas antes de amamantar al bebé.

No hay ninguna contraindicación para el consumo de chocolate durante la lactancia; obviamente, como en todos los alimentos que contienen azúcar, las cantidades deben ser limitadas (incluso si no se está amamantando).

El calostro y la leche materna

La leche producida por las glándulas mamarias desde aproximadamente la mitad del embarazo y en los primeros días después del parto se llama calostro. Es de color amarillento y comienza a ser secretada por las glándulas mamarias durante el embarazo e inmediatamente después del nacimiento.

El calostro también contiene un alto contenido de sustancias útiles para el sistema inmunológico del bebé (anticuerpos, enzimas con función antimicrobiana, glóbulos blancos), numerosos factores de crecimiento que contribuyen a la maduración del intestino, agua, proteínas, lípidos y carbohidratos; en los bebés prematuros, también tiene un papel fundamental en la prevención de la «enterocolitis necrotizante», una grave patología que puede afectar al intestino.

En los primeros días de vida, el recién nacido sólo necesita pequeñas cantidades de calostro en cada alimentación para cubrir sus necesidades de nutrientes: no se indica la suplementación con agua, soluciones de glucosa o fórmulas lácteas.

A medida que pasan los días, el calostro cambia de color y modifica su composición y aspecto (hablamos de la leche de transición en esta fase) hasta que adquiere el color blanco de la leche; generalmente se utiliza el término «subida de la leche» para indicar la plena producción de leche por los senos, que en unos 10 días dará lugar a la transición del calostro a la leche madura.

Amamantar en los primeros días

El comienzo de la lactancia materna en los primeros días es particularmente importante porque puede influir en la continuación de la lactancia: en todo centro de natalidad, inmediatamente después del nacimiento, se debe favorecer el contacto piel a piel, que consiste en colocar al recién nacido sobre el cuerpo de la madre, después de haberlo secado bien y cubierto con toallas calientes.

Esta práctica tiene la ventaja de favorecer el inicio de la primera alimentación, reducir el riesgo de hipoglucemia y estabilizar la temperatura corporal y los latidos del corazón del bebé, además de proporcionar un estímulo positivo para la producción de leche.
Si la salud de la madre o del bebé no permite el contacto piel a piel en la sala de partos, será importante iniciar la lactancia materna tan pronto como las condiciones lo permitan.

Lactancia materna a demanda

Desde el nacimiento, los bebés necesitan amamantar a demanda, lo que significa que necesitan la oportunidad de agarrarse al pecho cuando quieran. Los primeros signos de hambre son el llamado «reflejo de búsqueda»: El recién nacido abre los ojos, gira la cabeza y saca la lengua en busca de su madre. El llanto debe considerarse un signo tardío de hambre.

Desde los primeros días, cuanto más se le permita al bebé agarrarse al pecho, más se estimulará la producción de leche. En este sentido, la alimentación nocturna también es fundamental para no disminuir los valores de la «prolactina», una hormona que estimula la producción de leche materna después del parto y que tiene la tarea de regular el ciclo menstrual en la mujer.

La succión del bebé también favorece la producción de oxitocina, la hormona que estimula la «compresión» de la glándula mamaria y que estimula las contracciones uterinas en el momento del nacimiento.

La lactancia y el destete

La recomendación de la OMS sobre «lactancia materna y destete» es que se continúe con la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y, una vez iniciada la introducción de alimentos complementarios (alrededor de los 6 meses), se continúe la lactancia materna hasta que tanto la madre como el niño lo deseen (hasta los 2 años de edad y más allá).

Después del comienzo de la lactancia – entre la cuarta y la sexta semana después del nacimiento – puede ser muy útil conservar la leche de la madre (puede extraerse con una prensa manual o con un extractor de leche), para poder utilizarla más tarde.

Lactancia materna: las cantidades

«¿Cómo puedo fomentar la lactancia materna si tengo poca leche?». Esta es una pregunta que puede ser muy estresante para las nuevas madres.

La lactancia materna es la estrategia que la naturaleza ha puesto a disposición de todas las especies de mamíferos para que sus crías sobrevivan y crezcan (la leche que produce cada mamífero hembra tiene la composición óptima para el crecimiento de su cachorro).

Pero a pesar de ello, es necesario informar correctamente para conocer los mecanismos que permiten una producción de leche adecuada y las interferencias sobre ellos, y por lo tanto para apoyar y dar confianza a las madres.

Durante los primeros días de vida es normal observar una caída de peso del recién nacido (la llamada «caída fisiológica», que oscila entre el 5 y el 10% del peso encontrado al nacer), que normalmente se recupera en un plazo de 15 a 20 días.

El aumento de peso es, sin embargo, sólo uno de los elementos que permiten comprender que la cantidad de leche que el bebé está tomando es suficiente: cinco o seis pañales transparentes en el espacio de 24 horas después del quinto día de vida, y la emisión de heces líquidas de color amarillo-dorado, son otros signos igualmente fiables de una adecuada ingesta de leche.

Por lo tanto, un bebé que se alimenta de ocho a doce veces en 24 horas, que se satisface después de comer, que moja por lo menos cinco o seis pañales con orina clara, y que defeca suave, amarillo dorado, es un bebé que sin duda está recibiendo toda la leche que necesita.

Suplementos para la lactancia materna

Se anuncian varios suplementos que prometen a la mujer aumentar la producción de leche. Se trata muy a menudo de fitoterapias definidas como «galactogogos», es decir, sustancias de origen natural o sintético que prometen promover la secreción de la leche materna.

En realidad, no hay pruebas científicas sólidas que recomienden su uso. El galactogogo más poderoso es el bebé con su succión a demanda.

Crear un clima de confianza y apoyo en torno a la madre lactante, ayudarla con las tareas domésticas, preparar sus comidas, permitirle descansar cuando sienta la necesidad, fomentar la reanudación de la actividad física y el trabajo protegido, son todos ellos elementos de eficacia probada en la prevalencia y duración de la lactancia materna.

Lactancia materna: ¿hasta cuándo?

La OMS recomienda que la lactancia materna se inicie inmediatamente después del nacimiento con contacto piel a piel, y continúe por lo menos hasta el sexto mes de vida exclusivamente.

No existe un límite de tiempo real, sino todo lo contrario: se ha comprobado que la lactancia materna de un niño de hasta 2 años de edad y más es un factor de protección tanto para la madre, que es menos propensa a la aparición de cáncer de mama y de ovario, como para el niño, que tenderá a ser menos propenso a numerosas enfermedades crónicas en una etapa posterior de su vida.

Dolor en los senos durante la lactancia

«Estoy experimentando punzadas en mis pechos mientras estoy amamantando. ¿A qué se deben?»
Un hecho muy molesto es la aparición de dolor en los senos durante la lactancia. La primera causa de esto son los ragados del pezón, causados por el hecho de que el bebé no se agarra al pecho de la mejor manera posible: durante la succión, el recién nacido daña el pezón porque, debido a un agarre inadecuado, su boca es incapaz de absorber suficiente cantidad del pecho.

En este caso, las madres deben recibir apoyo durante la lactancia por parte de personal competente para corregir el apego. Para promover la curación de la erupción, puede ser útil exprimir un poco de leche y aplicarla a la lesión (la leche también contiene factores de crecimiento que promueven la curación); alternativamente, se pueden utilizar aceites basados en la vitamina E o la lanolina.

Otra causa de dolor en los senos puede ser la congestión mamaria, que se produce cuando hay un desequilibrio entre la producción y la extracción de leche, y a veces puede causar una sensación de incomodidad o dolor. En cambio, en caso de picor en el seno durante la lactancia, es necesario pensar en la candidiasis del pezón e identificar cualquier síntoma o signo asociado, como una piel enrojecida, translúcida y escamosa o un dolor profundo y persistente; comprobar tanto el aspecto del pezón como evaluar si existe una pátina blanquecina en la boca del bebé.

En el caso de la congestión, los senos están calientes, duros y dolorosos; esto es a menudo consecuencia de los horarios demasiado rígidos de amamantamiento, de modo que la leche se acumula y no se drena del seno.

Para resolver la congestión y evitar la «mastitis» (inflamación de una parte del seno) (inflamación de una parte del seno), por lo que es importante aumentar la frecuencia de las alimentaciones. Al mismo tiempo, es útil aplicar compresas húmedas-calientes antes de las tomas, alternando con compresas frías entre una y otra toma, para aliviar la hinchazón del tejido mamario subyacente; antes de sujetar al bebé al pecho, para desprender la areola (que suele ser muy dura), se puede utilizar la compresión manual.

Si la madre tiene dolor en el pecho durante la lactancia y también en reposo, acompañado de enrojecimiento de una zona del pecho, fiebre, dolor de cabeza y dolor muscular, es probable que tenga mastitis, lo que puede requerir el uso de medicamentos antiinflamatorios y, en algunos casos, de antibióticos. De nuevo, el mejor tratamiento es la succión frecuente del bebé de la ubre afectada.

Posiciones para la lactancia materna

La posición de lactancia reclinada es la más natural y apreciada por las madres y los bebés de todas las edades. Para estar más cómodo en esta posición, puede ser útil utilizar algunas almohadas de apoyo – para no estar completamente acostada – o utilizar una silla reclinable.

Una variante, muy útil en el caso de los puntos de sutura o después de una cesárea, es la posición de lado recostada: la madre y el bebé estarán acostados de lado y de vientre a vientre.

La posición de amamantamiento «de fútbol americano» en cambio consiste en apoyar al bebé a lo largo de su antebrazo, con la madre sentada. En este caso, los pies del bebé deben estar orientados hacia el respaldo de la silla/sillón.

En lo que respecta a las posiciones de lactancia para gemelos, a menudo se recomienda la posición de «doble rugby».

Por último, es muy interesante la posibilidad de amamantar en un cabestrillo, lo cual es ventajoso cuando se está fuera de la casa: en este caso, la madre tiene las manos libres y puede dedicarse a alguna otra actividad mientras el bebé se alimenta.

Para la lactancia, las posiciones correctas, en cualquier caso, son las que garantizan el mayor confort para la madre y el recién nacido.

Contraindicaciones para la lactancia materna

Las contraindicaciones absolutas para la lactancia son muy raras (también hay varios mitos falsos sobre el tema, los discutimos aquí). Los de origen materno son:

  • Infección por VIH y HTLV 1 y 2;
  • enfermedades gravemente debilitantes;
  • psicosis (¡no depresión postparto!);
  • la asunción de drogas prohibidas en la lactancia (que son muy pocas).

También hay contraindicaciones derivadas de algunas enfermedades metabólicas muy raras del niño:

  • galactosemia;
  • fenilcetonuria y enfermedad de la orina con jarabe de arce (en estos casos, se pueden administrar pequeñas cantidades de leche materna).